Josines del Ganso

PRODELAIS Balonmano Atlético Paramés

A 36 kilómetros de León, en España, se encuentra un pueblo con un poco más de 3000 habitantes, Santa María del Páramo.

En ella encontramos a Josines del Ganso, entrenador del Segunda Nacional Masculino y responsable de las categorías inferiores del PRODELAIS Balonmano Atlético Paramés

Buenas tardes Josines, qué quieres tomar?

Buenas tardes, un café con leche por favor.


Quién es Josines del Ganso?

Pues Josines es (o eso creo) un tío normal, de la calle y humilde. Mi profesión es soldador y actualmente trabajo en una empresa de limpieza viaria y urbana en mi pueblo, donde llevo desde que nací y donde quiero seguir viviendo. Me gusta mi pueblo y mi provincia y que mejor que estar involucrado en un montón de cosas que me gustan. A modo de hobbies, pues, está claro, como muchos saben, que mi vida ha estado pegada al balón de balonmano desde los 13-14 años y hasta hoy sigue siendo una pasión. Además de ello, me gusta tocar la dulzaina en la charanga con mi abuelo y mi hermana que también juega a balonmano en Fuentes Carrionas en División de Honor Plata y las manualidades.


Como es un día a día con entrenamiento de Josines?

Pues debido a que no vivo de ello, mi día comienza a las 6:00 de la mañana para trabajar hasta el medio día. 

Después de comer, pues, como siempre, tengo diferentes actividades y tengo que organizarme para poder llegar a todo, aunque a veces sea difícil e incluso cansado, pero intento preparar las sesiones en un día concreto y así dejar espacio para el resto. 

A los entrenamientos me gusta llegar 10-15 minutos antes para poder tener todo listo a la hora de comenzar.


Queremos conocerte un poco más, háblanos de tu trayectoria dentro del balonmano

Mi trayectoria en el mundo del balonmano comienza en mi pueblo a los 13-14 años, cuando me llamaron para ir a completar un entrenamiento del equipo escolar que había entonces. Recuerdo que me llamó un amigo y yo no quería, nunca había hecho un deporte colectivo y bueno, probé y poco a poco me fui enganchando de tal manera que hoy en día sigo ligado un poco a todo ello. Con el tiempo recuerdo que llegué a estar en el juvenil de segundo año de Ademar y todas las tardes cogía el bus para ir a ver al equipo en Asobal. Era muy fácil engancharse viendo en el palacio a equipos como el Ciudad Real, Portland, Magdeburgo, Kiel...
Con el tiempo saqué el Nivel I para poder entrenar en escuelas deportivas en mi pueblo y más adelante el Nivel II que me ha ayudado a progresar y mejorar en esta difícil tarea de llevar y gestionar un equipo. La verdad que he tenido suerte y aquí, en Santa María del Páramo siempre ha habido muchos niños y niñas que se han decantado por nuestro deporte.


Descríbete como entrenador.

Pues no sé si es una pregunta para mí, pero la verdad que aquí donde estoy veo el balonmano de una forma muy particular. Creo que es importante hacer ver a los más pequeños que estar en un equipo no es solo venir y jugar. Trato de que lo pasen bien y aprendan otros muchos conceptos, que todos participen, que haya compañerismo y un largo etcétera. Considero que no estamos en posición de ser muy rígidos y que puedan irse niños o niñas por jugar menos o incluso nada como ocurre en algún otro deporte.


Me considero exigente pero a la vez permisivo en ciertos aspectos. Hasta el día de hoy, es lo que a mí me ha funcionado. 


Cuantos días entrena tu equipo o tus equipos?

Los equipos de base entrenan todos dos sesiones semanales de una hora.

El senior que está en segunda nacional, también dos sesiones de horas, puesto que somos gente ya un poco más veterana y con los trabajos y compromisos familiares no podemos hacer mucho más.

Somos un club de pueblo que representamos a toda la comarca del Páramo y lo que queremos es disfrutar de nuestra locura haciendo partícipes a los patrocinadores y colaboradores que temporada tras temporada hacen que este proyecto salga adelante. 


Que aspectos destacas de tus jugadores actuales?

Lo primero, que son muy buenas personas. Para mí, mientras yo siga estando en mi club, eso es lo más importante.
A veces los resultados no acompañan, sabemos dónde estamos y eso no cambia el ánimo del grupo.
Somos jugadores veteranos donde mezclamos con sabia nueva que este año llegará de nuestras categorías inferiores y donde intentaremos que puedan ir aprendiendo y aportando algún minuto en una liga que para nada es fácil.
Creo que mis jugadores, aparte de lo que te digo, son consecuentes y comprometidos con los valores del Prodelais Balonmano Atlético Paramés. 


Quienes son tus referentes dentro del balonmano?

Pues como jugadores me quedo con Petar Metliciç, Kristian Kjelling e Ivano Balic.
Como entrenadores, evidentemente Manolo Cadenas y Juan Carlos Pastor. 


Cuál ha sido tu mejor momento dentro del balonmano?

Recuerdo varios...
Primeramente, todos los vividos con mi club han sido espectaculares, desde el primero al último, pero el día que me dijeron que estaba en el juvenil de Ademar fue increíble. Era un sueño...
La liga de Ademar en 2001 es otro de ellos, aunque he podido disfrutar de más títulos por suerte.
El más complicado, el momento del concurso de acreedores, donde tuvimos que atarnos los machos y apoyar y hacer horas para conseguir salvar algo que parecía imposible...  


¿Si pudieras cambiar algo del balonmano actual, qué cambiarias?

No me gusta nada la regla del portero jugador.

El resto lo veo bastante bien la verdad.


Qué consejos le darías a un monitor o entrenador que quiere empezar en este mundo.

Por mi experiencia propia le diría que si le gusta no tenga miedo. Que se meta de lleno y disfrute de esta bendita locura en la que, como suele pasar, no se valora siempre todo el trabajo que hay detrás, pero que si él da su máximo en ganas y actitud nadie podrá reprocharle nada.
Además, somos un deporte minoritario, pero en el que, por suerte, la mayoría vamos en una misma dirección y siempre que se piden ayuda o consejos, ahí está el compañero, ya sea entrenador de Alevines o entrenador de Asobal, para echarte un cable.
Por lo tanto, fuera miedos y con actitud para adelante. 


Muchas gracias Josines.

Muchas gracias a vosotros.